Sant Miquel del Fai es un espacio natural con encanto situado a tan sólo 40 kilómetros de la ciudad de Barcelona, en el municipio de Bigues i Riells de la comarca del Vallès Oriental, aunque el acceso por carretera se realiza desde el mismo centro urbano del municipio de Sant Feliu de Codines, desde donde nace la carretera que lleva hasta la entrada de Sant Miquel del Fai. Actualmente el precio de entrada al conjunto que ayuda a su mejora y conservación es de 8 euros para los adultos, 6 para los jubilados y de 4 euros para los menores, un recorrido que ocupa más o menos unas dos horas. 

Sant Miquel del Fai está situado sobre los despeñaderos rocosos de los llamados Cingles de Bertí, que forman parte de la cordillera montañosa de la Serrallada Prelitoral Catalana, un lugar en el que tras miles de años de contacto el agua del curso del Río Tenes ha ido modelando a su medida las formas del contorno montañoso de formación calcárea por la que el río se precipita buscando su espacio natural en el valle (Vall del riu Tenes, bastante bien conservado) que va en busca corriente abajo del Río Besòs y finalmente del cercano mar Mediterráneo.

El gran protagonismo del agua en este entorno natural tiene su elemento más destacado en el gran salto de agua del Río Tenes que desciende la pendiente rocosa de los Cingles de Bertí, en las cercanías también se encuentra el pequeño río Rossinyol. Debido a la acción erosiva del agua hay en el recinto dos cuevas principales a las que se puede acceder, la de Sant Miquel y la de Les Tosques al final del recorrido.

A estos ingredientes naturales que confluyen en este lugar se une la arquitectura medieval del pequeño Monasterio benedictino y milenario de Sant Miquel, formado por la abadía gótica del siglo XV con la casa del priorato y la iglesia románica del siglo X, la única en Catalunya construida íntegramente en una cueva que le sirve como techo y pared lateral, al final del recorrido también encontraremos la ermita románica de Sant Martí, datada en el siglo IX.   

En las fotos: El Valle del Río Tenes visto desde Sant Miquel del Fai en dirección a Bigues i Riells y debajo la entrada principal a la Abadía del siglo XV bajo la formación calcárea de los Cingles de Bertí.

El altar mayor de la iglesia románica de Sant Miquel, siglo X y desde su portal imagen del pequeño estanque en la parte superior del despeñadero, en la plaza de la Abadía.

Escultura en homenaje al escritor Josep Pla y curso natural del Río Tenes valle abajo. 

Escaleras de descenso a las cuevas de Sant Miquel y una imagen del interior de las mismas.

   

Diferentes aspectos del gran salto de agua del Río Tenes y su descenso pendiente abajo  

Interior de la gruta posterior de la cascada desde la que se divisa el monasterio de Sant Miquel sobre el despeñadero rocoso. 

Camino del recorrido final en dirección a la ermita de Sant Martí del siglo IX y una imagen de la misma.